Puertas técnicas: tipos y diferencias

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Las puertas técnicas son aquellas que reúnen una serie de requisitos especiales que tienen que ver sobre todo con medios de prevención de riesgos. En otras ocasiones responden a necesidades del recinto que delimitan. Durante la fabricación de estas puertas se añaden materiales con propiedades especiales que le ayudan para cumplir esa función técnica que se le está asignando.

Existen varios tipos de puertas técnicas que viene determinado sobre todo por el uso que se le vaya a dar. Podemos encontrar hasta cuatro clases diferentes y cada una tiene sus propias particularidades y materiales propios de fabricación. Se suelen usar sobre todo en espacios de usos públicos o en negocios de hostelería y servicios en lo que existe una gran y continuada afluencia.

Vamos a comenzar hablando sobre las puertas HPL. La principal cualidad de este tipo de puertas es su gran resistencia. Es una puerta que da gran respuesta frente al fuego, el humo y gases nocivos. También ofrece gran resistencia al agua, al vapor y al desarrollo de virus y bacterias. Por todo ello es la puerta técnica perfecta para espacios que requieren de especiales cuidados higiénicos y sanitarios.

HPL son las siglas de High Pressure Laminates (laminado de alta presión). Con este proceso caracterizado por usar altas presiones aplicadas a láminas de papel impregnadas por resinas fenólicas. El material obtenido se usa para recubrir y acabar las puertas técnicas. El resultado es una puerta con gran resistencia que no se raya ni se rompe.

Las puertas técnicas cumplen con importantes funciones

Por otro lado, es un material con un mantenimiento muy fácil y que además colabora con la limpieza de la estancia evitando la acumulación de polvo. Por todas estas características las puertas HPL responden a las necesidades de los espacios más exigentes siendo muy utilizadas en muchos ámbitos como el de los centros sanitarios o laboratorios.

Las puertas acústicas son aquellas que permiten la insonorización de estancias evitando las posibles molestias e inconvenientes. Pueden existir normas locales que pongan especial hincapié en este tipo de medidas sobre todo para negocios de hostelería cuya mayor actividad se realice en las horas de descanso. Además de evitar la excesiva contaminación acústica favorecen a la convivencia con los vecinos.

No sólo sirven para evitar que el ruido salga de la estancia, si no que también sirve para aislar una estancia del ruido exterior. Por ello también se pueden usar en hospitales y salones de actos. Estas puertas técnicas pueden llegar a niveles de insonorización desde 32 dB hasta 42 dB. Por ello pueden cumplir con una importante función en un establecimiento de gran tráfico de público.

Las puertas acústicas están construidas en madera combinadas con materiales que absorben el ruido. Los conocidos como materiales fonoabsorbentes conforman el cuerpo de la puerta que luego es recubierto por el acabado que elijamos. De esta manera obtenemos una puerta con gran funcionalidad y que se consigue adaptar perfectamente al ambiente y a la decoración.

Las puertas RF (resistentes al fuego) o también llamados cortafuegos, realizan una labor fundamental a la hora de prevenir o actuar ante este tipo de incidentes. Gracias a estas puertas técnicas podremos conseguir un mayor control y favorecer la evacuación de los clientes o usuarios del espacio. Debido a su importante función los requisitos para la construcción de estas puertas se regulan en la norma UNE EN 1634-1.

Los materiales de las puertas técnicas tienen propiedades que ayudan a su funcionamiento

En esta norma se establecen las pruebas necesarias para validar el funcionamiento de una puerta cortafuegos. De esta manera se aseguran las características técnicas de la puerta para dar respuesta al fuego y evitar su propagación. El funcionamiento de esta puerta se basa en realidad en conseguir tiempo para la evacuación actuando como cortafuegos durante un periodo determinado de tiempo.

A su vez la norma UNE 23740-1 rige los aspectos de instalación, uso y mantenimiento de estas puertas técnicas. Se puede encontrar un extenso y elaborado marco normativo que regulan este tipo de puertas. Los materiales usados para este tipo de puerta van desde el metal galvanizado o puertas de chapas de acero rellenadas por láminas de roca. También se pueden ofrecer una amplia variedad de acabados.

Las puertas para salas de rayos x responden a las necesidades de aislamiento a la hora de aplicar esta técnica de diagnóstico médico. Esta puerta técnica se fabrica en plomo que no permite el paso de los rayos x y evitar así posibles daños a nuestro organismo. Los rayos x pueden ser perjudiciales para el organismo si la exposición es de manera continuada.

En Careliwood fabricamos la puerta técnica que necesite. Somos expertos en realizar trabajos personalizados y podemos realizar su puerta en las medidas y acabado que nos indiques. ¡Contacta ya con nosotros y descubre las posibilidades que te ofrecemos!”